Profesora especialista revela cómo trabajar la ira de niños con y sin TDAH de manera efectiva.

Este libro digital, con más de 115 herramientas (que todos los padres deberían tener) permite a tu niño gestionar su ira con un simple, pero efectivo método.

Esto es todo lo que contiene el libro

  • 7 actividades para identificar la emoción a nivel corporal
  • 12 ejercicios de respiración
  • 10 ejercicios de relajación
  • 5 ejercicios de distracción o cambio de foco atencional
  • 5 ejercicios de actividad física
  • 23 posturas de yoga
  • 55 posters
  • … + 5 juegos adicionales
¿Qué haces cuando tu niño o niña transita un desborde de ira?
¿Cómo reaccionas?
Y aún más importante…
¿Cómo evitas que esta ira genere graves problemas?

La ira puede transitar de cero a mil

Y cuando llega a su máxima expresión, es cuando se generan las situaciones más difíciles y preocupantes.

Lo que comienza como un enojo cualquiera, llega rápidamente a un desborde emocional, en donde la ira se manifiesta con insultos y groserías, con gritos y con llanto.

A veces parece como si el niño no fuera él mismo, secuestrado por la emoción.

Y esto es muy peligroso.

Tanto para el niño, como para su entorno.

Es verdad. En una explosión de ira el niño puede llegar a dañar a alguien, o a sí mismo.

La ira no solamente se manifiesta de manera verbal.

Sino más bien, a menudo traspasa a la violencia corporal. Con fuerza física. Con objetos volando por el aire. Con golpes contra la pared –– y contra los compañeros.

Son momentos de descontrol que todos deseamos evitar.

Pero estas explosiones de ira no son lo único preocupante.

El gran dilema es todo lo que viene después…

Me refiero a lo que el niño siente, y cómo se siente, …


… por lo que ha hecho.

… por el daño que ha causado.


Pero sobre todo…

… por estar solo.


Ya que nadie quiere tenerlo cerca. Nadie quiere compartir con él. Ya no lo invitan a los cumpleaños.


Finalmente lo evitan y lo aíslan.

El niño termina sufriendo más.


En síntesis: Lo que nos genera angustia no solamente son los desbordes de ira. Lo más terrible es que no tenga amigos y constantemente esté triste. Con la autoestima en el suelo. Y te entiendo… Es demasiado frustrante no saber cómo ayudarlo.

La ira puede generar problemas muy graves. Pero ahora tienes la oportunidad de cambiarlo.

No tienes que ser un especialista en emociones para poder ayudar a tu niño o niña.

Solamente requieres de herramientas que te permitan revertir la situación.

Y así tu niño o niña podrá ser una persona feliz, exitosa y sociable.

Podrá tener amigos y sentirse tranquilo a pesar que la vida siga su curso.

Una vez que la ira ya no es un problema, la vida es más sencilla

Aunque no reciba lo que quiere…

Aunque le quiten un juguete…

Aunque tenga que hacer algo que no le guste…

… ya no habrán desbordes de ira. Y esto es lo que realmente importa.

Ya no volarán objetos.

Ya no habrán golpes.

Ya no habrá violencia.

Ya no habrán palabras groseras e insultos.

Tu niño seguirá siendo la misma persona…

… e incluso se enfadará.

… pero la ira ya no será un problema.

Ahora seguramente te preguntarás: Todo esto suena muy bien. ¿Pero cómo se controla la ira?

La respuesta puede sorprenderte…



La solución no es controlar o evitar la ira

La mayor parte de los adultos está enfocado en querer controlar la ira, o controlar los desbordes de ira.

Esto es un gran error. ¿Por qué?

1

No puedes ni evitar, ni controlar ninguna emoción

2

La ira es útil

No puedes resolver los problemas de ira intentando controlar la ira.

El control es una ilusión de la mente humana. No podemos controlar nada. Menos una emoción tan potente que la ira.

¿Y te digo algo?

La ira existe por algo.

La ira es útil.

Los seres humanos necesitamos sentir ira.

Tu niño necesita de la emoción.

Parece ilógico, ¿verdad?

¿Cómo va a necesitar enfadarse, si justamente eso es lo que causa tanto daño y tantos problemas?

La ira tiene una mala fama.

Tenemos una perspectiva errónea de la emoción.

Como es una emoción que nos genera sensaciones no tan agradable, queremos evitarla.

Pero la ira puede ser un salvavidas.

Sí, la ira es útil y te digo por qué:

Imagínate si alguien está al punto de hacerle daño a tu niño, –– y tu niño no sintiera ni miedo, ni ira.

¡Piénsalo!

¿Qué nos hace huir o defendernos en situaciones de peligro?

No es la alegría.

No es la euforia.

No es la felicidad.

Lo que literalmente nos puede salvar la vida cuando estamos en peligro, son justamente las emociones que solemos catalogar como negativas:

El miedo.

El rechazo.

La ira.


¿Tiene sentido?


Te doy otro ejemplo:

Si alguien te está tratando mal, ¿qué sientes?

Es muy probable que sientes molestia, enojo, rabia, o ira.

Y son estas emociones “negativas” que te permiten poner límites.



En síntesis, la ira sí es muy útil. Y no solo lo digo yo. Sino más bien es un conocimiento comunitario.

En síntesis: La ira no es buena, ni mala.

Pero sobre todo tienes que reconocer que la emoción en sí misma no es el problema.

De hecho, la ira en sí no genera ningún problema.



La verdadera solución radica en regular la intensidad con la que se expresa la emoción.

Déjame explicarte por qué la regulación de la intensidad de la ira es lo único que realmente funciona. Para eso te doy un ejemplo:

Imagínate conducir un coche.

Y ahora te pregunto: ¿Cuál es la velocidad adecuada?

Probablemente me dirías: “Eso depende”.

¡Exacto! La magnitud de la velocidad depende simplemente del contexto.

En una zona de peatones no podemos andar con 100 km/h, ya que incluso con 30 km/h se puede producir un accidente grave.

Pero en la autopista, en donde no hay peatones, sería ridículo andar con 30 km/h.

¿Qué aprendemos de este ejemplo?

¡Que todo depende del contexto!


La intensidad de la ira también depende del contexto.


Si le pides a tu niño que haga sus deberes, no es un factor para que explote en un desborde de ira.

Pero si su vida estuviera en peligro, seguro que agradecerías que la emoción llegará en una alta intensidad, para poder salir ileso.


Por lo cual no necesitas algo para controlar o evitar la ira.

Lo que realmente estás buscando es una herramienta que le permita a tu niño a adaptar la intensidad de la ira al contexto. Es decir:


No se trata de evitar o controlar la ira. La solución está en regular su intensidad.


Y hay un simple método que permite a los niños a regular la intensidad de la ira.

El método consiste en 2 pasos.

El primer paso consiste en identificar las señales de la emoción a nivel corporal. Ya que cada emoción se manifiesta en primer lugar en el cuerpo. Por eso, si el niño logra identificar la llegada de la ira a nivel corporal puede comenzar a aplicar el segundo paso.

Gestionar la emoción. Porque de esta manera puede lograr regular la intensidad de la ira. Y así se evita que la emoción se convierta en un desborde que pone en riesgo al niño y a su entorno.

Este método es muy sencillo.

Lo único que el niño necesita es ser consciente de cómo la emoción se manifiesta en su cuerpo para enseguida poner en práctica alguna herramienta que haya aprendido mientras está tranquilo o tranquila en una modalidad de prevención.


La buena noticia: Esto no es complejo. De hecho, es bastante fácil.

Los niños pueden aprender a identificar y gestionar su ira a través del juego.

¿… y qué sucede cuando un niño o niña aprende a identificar y gestionar su ira?

  • Reacciona de manera proporcional al estímulo, es decir, sentirá enfado, pero este no será desbordado
  • Será capaz de expresar lo que siente y cómo se siente, sin sobrepasar sus propios límites y el de los demás.
  • Podrá escoger la técnica que más le agrade en el momento en que el cuerpo le avise que la ira está por llegar
  • Será capaz de poner límites positivos cuando sienta que algo no va bien.
  • El entorno validará su emoción porque no habrá un desborde desproporcionado.
  • Recibirá más contención y menos rechazo.
  • Los problemas sociales comenzarán a disminuir.
  • La autoestima se verá beneficiada al sentir aceptación.
  • Y no se sentirá culpable de actos agresivos, ya que estos disminuirán o desaparecerán

Para que esto sea una realidad, Misión TDAH ha creado una recopilación de herramientas para que los niños identifiquen y gestionen de la mejor manera la emoción de la ira. Esto lo pueden hacer a través del juego.

Te presentamos Iracundo & sus aventuras

Esto es todo lo que contiene el libro

  • 7 actividades para identificar la emoción a nivel corporal
  • 12 ejercicios de respiración
  • 10 ejercicios de relajación
  • 5 ejercicios de distracción o cambio de foco atencional
  • 5 ejercicios de actividad física
  • 23 posturas de yoga
  • 55 posters
  • … + 5 juegos adicionales
  • El juego “respimemo”
  • El juego “Ahora siento, ahora necesito”
  • El juego del “dado distractor”
  • El juego de "Sacude naipes”
  • El calendario 30 días de yoga

Esto es un total de 115 herramientas que te ayudarán a entrenar la gestión de la ira, y con esto lograr una vida armónica.

Ejercicios de respiración

La respiración es una de las herramientas más útiles para regular la intensidad de la emoción.

Cuando nos enojamos, lo primero que cambia es la frecuencia respiratoria y cardiaca. Por eso es importante regular el patrón respiratorio para que este pueda ser de utilidad.

Ejercicios de relajación

Una de la respuesta que da el cuerpo cuando estamos enojados es la tensión muscular.Mientras más tenses la musculatura, más se reafirma la emoción.

Esto se puede revertir, enviando al cerebro el mensaje contrario. Es decir, reemplazar la tensión por la relajación muscular. De esta manera, la emoción viene, pero en una intensidad regulada.

Ejercicios de distracción

Una de las facultades que tiene la ira es focalizarnos en lo que generó la emoción. Mientras nuestro cerebro esté enfocado en el suceso que nos generó en la emoción, es difícil salir del estado.

Los juegos de distracción permiten que el niño cambie el foco atencional a una situación placentera y voluntaria. De esta manera la emoción llegará, pero en una intensidad adaptativa.

Ejercicios de actividad física

Estos ejercicios pretenden cambiar el foco atencional desde el problema al cuerpo por medio de actividades física que generan diversión y bienestar. Así se logra disminuir la intensidad de la emoción y aumentar la sensación de canalización.

Posturas de yoga

Las técnicas del yoga físico son movimientos corporales que permiten que el niño lleve la atención al movimiento corporal, pero esta vez a un movimiento dirigido y consciente. Esto permite quitar el foco de la situación que ha generado la emoción fuerte. Y promueve el aumento de la atención plena, habilidad que beneficiará tanto la gestión de la emoción, como el aprendizaje. Además de estos beneficios, el movimiento consciente regular el patrón respiratorio, el patrón cardiaco y la tensión corporal. Estos juegos tienen un efectivo integral para la regulación de la emoción.

55 posters

Cada actividad, ejercicio o juego tiene su propio poster que se puede imprimir y colocar en un lugar visible. Esto le permite al niño tener las herramientas que más le gustan a mano, favoreciendo internalizar de mejor manera la práctica.

Pero esto no lo es todo. Además de todas estas herramientas maravillosas y fáciles de utilizar te damos…

5 juegos adicionales

El juego “respimemo”

Beneficios:

  • Internalizar las técnicas de respiración
  • Desarrollo de la memoria a corto plazo

El juego “ahora siento, ahora necesito”

Beneficios:

  • Ayuda a identificar cómo la emoción se presenta en su cuerpo
  • Le permite escoger la herramienta más idónea para disminuir la intensidad de la emoción en su cuerpo

El juego “el dado distractor”

Beneficios:

  • Le permite al niño rápidamente tener una herramienta para poder cambiar el foco atención SIN tener que pensar en qué herramienta escoger o cuál herramienta funcionaría mejor, ya que su cerebro racional se encuentra en modalidad “OFF” (secuestrado por la ira)

El juego “sacude naipes”

Beneficios:

  • Le permite al niño rápidamente tener una herramienta para poder cambiar el foco atención SIN tener que pensar en qué herramienta escoger o cuál herramienta funcionaría mejor, ya que su cerebro racional se encuentra en modalidad “OFF” (secuestrado por la ira)
  • —> mismos beneficios que anterior, cambiar el texto !!!

El calendario 30 días de yoga

Beneficios:

  • Le permite al niño practicar diariamente una postura con la finalidad de familiarizarse con la modalidad del movimiento consciente
  • De esta manera cuando llegue la emoción, será capaz de rescatar cualquiera de las posturas
  • Además ayuda a planificar mejor la práctica de las posturas, partiendo de la premisa, que los niños con TDAH justamente les cuesta planificar una acción para llevarla a cabo

Todo esto y mucho más encontrarás en el libro

Iracundo & sus aventuras

Esto es todo lo que contiene el libro

  • 7 actividades para identificar la emoción a nivel corporal
  • 12 ejercicios de respiración
  • 10 ejercicios de relajación
  • 5 ejercicios de distracción o cambio de foco atencional
  • 5 ejercicios de actividad física
  • 23 posturas de yoga
  • 55 posters
  • … + 5 juegos adicionales
  • El juego “respimemo”
  • El juego “Ahora siento, ahora necesito”
  • El juego del “dado distractor”
  • El juego de "Sacude naipes”
  • El calendario 30 días de yoga

Esto es un total de 115 herramientas que te ayudarán a entrenar la gestión de la ira, y con esto lograr una vida armónica.

Libro digital & descargable

Respaldado por nuestra Garantía 100% libre de riesgo

Si por alguna razón no te gusta este potente paquete, puedes obtener un reembolso completo en cualquier momento dentro de los 30 días posteriores a tu compra. Si tienes algún problema, comunícate con nuestro amable equipo de soporte y te darán un reembolso rápido.

El tiempo de trabajar en la ira es ahora

Yo invito a todos los adultos a que no esperen a que el niño tenga problemas tremendos en la adolescencia y la adultez.

Para comenzar a intervenir de manera efectiva por medio de actividades o juegos que además de ser divertidos y ayudar a regular la intensidad de la ira, le permiten al adulto y al niño compartir un momento de alegría, quitando la “terribilidad” al tema.

No pierdes nada con comenzar. Te aseguro, que vas a ganar muchísimo.

Imagínate la cotidianidad sin desbordes de ira

Con estas herramientas, la ira ya no será un problema.

Porque va a cambiar la intensidad con que se manifiesta.

Por supuesto, el niño o la niña va a seguir enfadándose.

Ya que la vida sigue su curso.

Hay cosas que nos pueden generar enojo, enfado, rabia e ira.

Pero ya no habrán gritos.

No habrán sillas volando por el aire.

No habrán palabras groseras.

Si no más bien habrá un enojo adaptativo que le permita resolver la situación de manera adecuada.

Todo esto los niños pueden lograr con las herramientas de “Iracundo & sus aventuras”.

>